Flash informativo

Historia

La existencia de nuestro Colegio se remonta al año de 1825, en el que Don Alejandro de Treviño y Gutiérrez, iniciador en la misma época de los estudios de derecho en el Estado, formó el Colegio de Abogados sancionado por el decreto No. 32 del 5 de Mayo de aquel año, durante el gobierno del C. José Antonio Rodríguez.

Por decreto No. 33 de igual fecha, estuvo a cargo del propio Colegio examinar y aprobar a los futuros abogados. Habiéndose operado un receso en sus actividades, volvió a organizarse en el año de 1878, por decreto No. 41 del 2 de enero, a iniciativa del Gobernador del Estado, Don Genaro Garza García, Rector también del Colegio en aquella época. Continuó en este cargo el ilustre abogado Don Lázaro Garza Ayala, y posteriormente Don Canuto García, constituyendo ésta su segunda etapa, seguida de un nuevo receso en sus labores. Esta segunda etapa concluyó por decreto del Gobierno del General Bernardo Reyes, quien por razones desconocidas disolvió el Colegio.

Al disolverse el Colegio de Abogados, los fondos del mismo, que ascendían a $12,000.00, fueron destinados, por disposición expresa de sus miembros, a la edificación de una escuela de leyes, la que se erigió en las calles de Diego de Montemayor y Abasolo, actualmente conocida como “La vieja casona de Leyes”; en donde se impartiera la cátedra de Derecho desde 1891 hasta 1958, año en que se reubicó la Facultad de Derecho en Ciudad Universitaria. Históricamente corresponde por tanto al Colegio de Abogados, tanto la iniciación de los estudios, como el primer edificio destinado a la Facultad de Derecho en Nuevo León.

En 1920 se reorganiza nuevamente el Colegio de Abogados bajo la iniciativa de Don Virgilio Garza, Rector del organismo y de Don Galdino P. Quintanilla, quien fuera secretario perpetuo del Colegio hasta su deceso en 1943, lo que originó un nuevo receso. En este tercer período, figuraron como Rectores los señores Don Juan F. Buchard, Don Pedro Benítez Leal, Don Eugenio F. Castillón y Don Juan N. de la Garza y Evia.

En esta época el Colegio de Abogados estuvo afiliada al Centro de Profesionistas de Nuevo León, creado a iniciativa del Lic. Santiago Roel, y de los señores Licenciados José Juan Vallejo, Alfredo Lozano Saldaña y Galdino P. Quintanilla.

En el año de 1956, se reorganiza nuevamente el Colegio de Abogados, a iniciativa de los señores Lic. Alfredo Lozano Saldaña y Lic. Emilio Martínez Garza, constituyéndose como Asociación Civil el 19 de Julio de 1958, en funciones hasta la fecha.

El Lic. Alfredo Lozano Saldaña funge como Rector del Colegio de Abogados de Nuevo León, A.C. desde su constitución hasta el año de 1961. Durante su función se efectuó la afiliación de nuestra institución a la Asociación Nacional de Abogados, adquiriendo con ello nuestro organismo carácter nacional.

En el año de 1963, siendo Rector el Lic. Salvador Benítez Galindo, y mediante la aportación de los asociados, se adquiere un terreno en la avenida Gonzalitos, en donde se pretendía construir el edificio del Colegio, lo cual haría que fuera el primero en la República en contar con edificio propio.

Años más tarde es vendido el terreno de la Avenida Gonzalitos, y en el mes de febrero de 1985, siendo los señores Licenciados Ricardo A. Ayala Villarreal y Julio N. Garza González, Rector y Secretario General respectivamente, y con esfuerzo de todos sus miembros, se adquiere la propiedad de la calle Enrique C. Livas, en la Colonia Vista Hermosa, en donde se localiza actualmente nuestro Colegio, siendo inaugurado el edificio el 25 de julio del mismo año.